Ingenieros de Minas del Nordeste

 

 

 

CURSO: SOFTWARE PARA INVESTIGACIÓN Y EXPLOTACIÓN DE RECURSOS MINERALES. PROGRAMA RECMIN FREE Y PRO

 

Los días 13 y 14 de Mayo tuvo lugar en Zaragoza el “Curso: Software para investigación y explotación de Recursos Minerales. Programa RecMin Free y Pro” en el Centro Empresarial Parque Roma (CEPAR), impartido por el Dr. Ingeniero de Minas D. César Castañón Fernández, al que asistieron 20 alumnos, superando todas las expectativas.

Dicho curso tuvo una duración de 16 horas, a lo largo de los dos días.

El contenido del mismo, de gran interés, abarco los siguientes temas:

  • Modelos de bloques en minería, organización de datos.
  • Edición de Yacimientos.
  • Importar y exportar datos.
  • Topografía y georreferenciación.
  • Sondeos, secciones y modelos 3D.
  • Modelos de bloques, interpolación.
  • Cálculo de Recursos y Reservas.
  • Corta óptima para cielo abierto.
  • Agrupación de bloques económicos para explotaciones subterráneas.
  • Diseño cielo abierto.
  • Diseño subterráneo
  • Nuevas herramientas

 

 

 

Autor:  Pascual León Marco, Doctor Ingeniero de Minas.

Decano en Aragón del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Nordeste de España.

 

LA MINERIA COMO BASE DEL DESARROLLO ECONÓMICO Y TECNOLÓGICO DE LA CIVILIZACION: REINDUSTRIALIZACION Y MINERIA

 

Existe una marcada ideología antiminera que se da de bruces contra la realidad, pero es radicalmente falso que se pueda prescindir de la minería, pues, con las prohibiciones, se podrá desplazar la actividad minera de unos países a otros, pero alguien tendrá que producir las materias primas minerales necesarias, ya que un mundo sin minería es inviable. Por ello, la disyuntiva “minería sí” o “minería no” debe ser sustituida por “minería y desarrollo sostenible”.

 

MINING AS BASE FOR THE ECONOMIC AND TECHNOLOGICAL DEVELOPMENT OF CIVILIZATION: REINDUSTRIALIZATION AND MINING. There is a strong anti-mining ideology that runs against reality, but it is radically false that mining can be disregarded, because although, to avoid the prohibitions, the mining activity can be moved from one country to another, someone will have to produce the necessary raw mineral materials, because a world without mining is not viable. Therefore, the dilemma “mining yes” or “mining no” must be replaced by “mining and sustainable development”.

 

________________________________________________________________________

 

 

Los minerales y la sociedad han estado ligados desde los tiempos más remotos de la humanidad. De hecho, las etapas prehistóricas se conocen con el nombre de Edad de Piedra, Edad de Cobre y Edad de Bronce, en clara alusión a la naturaleza de los utensilios en ellas empleados.

 

Aún, en los tiempos contemporáneos, se puede decir que tal relación se mantiene,  pues se puede decir que tal relación se mantiene, pues se ha pasado de una Edad de Petróleo a la Edad del Silicio, en la cual nos encontramos actualmente inmersos.

 

Con frecuencia, el nivel de desarrollo de una sociedad se mide por los usos que cada nación hace de sus propios recursos mineros o con los importados, y su valor económico en las diferentes etapas de procesamiento y utilización. Efectivamente, si se compara el PIB per cápita como indicador del bienestar o desarrollo económico con el consumo de minerales per cápita, se aprecia que existe una correlación positiva entre ambas variables.

 

El consumo de minerales ha crecido, a lo largo de la historia, de manera incesante, sobre todo a partir de la primera Revolución Industrial.

 

Actualmente, la demanda de minerales en los países más industrialización, como  Estados Unidos, Japón y Alemania, supera la 18 toneladas por habitante y año, sin considerar el petróleo, estando previsto que estos consumos per cápita alcancen las 22 toneladas en menos de una década.

 

En España, aunque todavía no nos encontramos en esos niveles de demanda, la tendencia es a aumentar.

 

Aproximadamente la mitad de tales cantidades corresponde a los áridos, es decir, arenas y gravas destinadas al sector de la construcción y obra civil, seguidos por los carbones, el hierro y el cemento.

 

La producción mundial de minerales alcanza la cifra de 37.000 Mt/año correspondiendo 22.000 Mt a arenas y gravas y el resto 15.000 Mt al grupo de los minerales incluidos los combustibles.

 

En cualquier instante de nuestra vida, los minerales están siempre presentes: para construir un coche de tipo medio se requieren actualmente 1000 Kg de acero, 70 Kg de aluminio, 20 kg de cobre, 10 kg de zinc y 2 de magnesio. Para fabricar un televisor o un ordenador personal se precisan 35 minerales distintos igual que para un teléfono móvil. Pero también los modernos procesadores incorporan 40 elementos, los mp4, las cámaras digitales, los palos de golf, los aviones, las lanzaderas espaciales y los satélites más modernos tienen cantidades ingentes de minerales en forma de cargas activas. El pedernal y los microchips tienen una cosa en común: la sílice, un compuesto muy versátil que sirve de hilo conductor de esta historia de cómo los minerales han ayudado a la humanidad en convertirse en lo que es hoy.

 

La Unión Europea ha desarrollado un gran sistema industrial que da empleo a más de 30 millones de personas y consume más de la tercera parte de las materias primas minerales. Se ha llegado a la conclusión de que las materias primas minerales intervienen en el 75% de los procesos industriales, y que la Unión Europea es deficitaria en determinadas materias primas, pues tiene que importar el total de ocho metales, que son los siguientes: antimonio, titanio, cobalto, molibdeno, niobio, tantalio, renio y vanadio, además de los metales del grupo del platino (platino, paladio, rodio, iridio, osmio, rutenio) y las tierras raras o REE (Rare Earth Elements).

 

También debe importar hasta un 75 % los siguientes minerales metálicos: fosfato, wolframio, hierro, concentrados de bauxita, zinc, plomo y cobre.

La comunicación de la Comisión Europea al Parlamento en 2008, titulada “La iniciativa de las materias primas: cubrir las necesidades fundamentales para generar crecimiento y empleo” marca el punto de partida de todas las acciones tomadas en este sentido y así en la última comunicación de la Comisión de 13 de septiembre de 2017 se presenta una lista actualizada de 27 materias primas fundamentales para la UE.

La nueva economía verde, que mejor podríamos llamar economía multicolor puesto que utiliza casi todos los elementos de la tabla periódica necesita cantidades cada vez mayores de materias primas minerales para fabricar los artilugios ligados a las nuevas tecnologías (las energías renovables, las nuevas tecnologías de almacenamiento de energía, las redes inteligentes y vehículos inteligentes, las pantallas LCD de los ordenadores, monitores y televisores, los móviles)  y sin estas materias primas minerales la cuarta revolución industrial no será posible.

 

Por otra parte, si los países en vías de desarrollo demandan la misma calidad de vida de que hemos gozado nosotros, es evidente que el consumo de minerales seguirá tendencias de crecimiento, con la salvedad de que, mientras que los países desarrollados consumirán cada vez más metales de alta tecnología y cada vez menos metales base y metales férricos, los países en vías de desarrollo consumirán más metales base y metales férricos, porque están construyendo sus infraestructuras e industrias principales.

 

Es evidente, también, que estas tendencias de crecimiento tendrán una distribución geográfica cambiante, dependiendo del potencial de las reservas mineras de los distintos países. Así pues, Europa y Estados Unidos tienen cada vez menos actividad minera, mientras que Rusia, Canadá, Australia y China han crecido progresivamente, pero nada comparado con el aumento de producción minera de los seis principales países en desarrollo con amplios recursos minerales (Bolivia, Kazajistán, Mongolia, Zambia, Botsuana y Chile).

 

Se comprende, por tanto, la necesidad de desarrollar políticas que faciliten el acceso a los recursos y mejoren la imagen y el conocimiento de este importante sector y, sin embargo:

 

  • La mayoría de los ciudadanos no saben o no quieren saber el origen y las necesidades de los recursos minerales.
  • Las sociedades desarrolladas desean confinar en terceros países los pasivos ambientales de la industria extractiva (síndrome NIMBY de los anglosajones).

 

Es, pues, evidente que existe una marcada ideología antiminera, que se da de bruces contra la realidad, pero es radicalmente falso que se pueda prescindir de la misma, pues, con la prohibiciones, se podrá desplazar la actividad minera de unos países a otros, pero alguien tendrá que producir las materias primas minerales necesarias, pues un mundo sin minería es inviable, y por tanto la disyuntiva “minería sí” o “minería no” debe ser sustituida por “minería y desarrollo sostenible”.

A modo de epilogo, en consonancia con la importancia del tema desarrollado, podemos establecer las siguientes conclusiones:

  • Las materias primas minerales constituyen elementos necesarios e imprescindibles para la mejora de la calidad de vida.
  • Se está llevando a cabo un gran esfuerzo en este sector para alcanzar un desarrollo
  • Posibilidad de producirse un futuro incremento de precios de estos productos motivado por:
  1. Incremento de los costes de transporte.
  2. Subidas salariales importantes en los países habitualmente suministradores.
  • Como consecuencia de todo esto, debe preverse un futuro incremento de producciones locales.
  • Necesidad de modificación de legislaciones restrictivas, para adaptarlas a las necesidades futuras.
  1. Por ejemplo, comunidades restrictivas con la minería están reconsiderando su política minera por  falta de            suministro.
  • Necesidad de desarrollo de una estrategia europea basada en tres pilares:
  1. Garantía de acceso a materias primas en mercados internacionales.
  2. Establecimiento de condiciones marco en la UE para potenciar un suministro sostenible.
  3. Promover una mayor eficiencia en los recursos en general.
  • Necesitamos un cambio profundo hacia la recuperación, reutilización y reciclaje de las materias primas minerales en todos los procesos donde están surgiendo nuevas dependencias (economía verde y circular).
  • Existe una marcada ideología antiminera que se da de bruces contra la realidad, pues es radicalmente falso que se pueda prescindir de la minería.
  • Necesidad de campañas de imagen para dar a conocer este sector a la sociedad.

La restauración de la mina que explotaba la Compañía General Minera en la localidad se basa en taludes de encina micorrizada con trufa y bancales de cultivos con proyección de futuro.

 

https://imagenes.heraldo.es/files/image_990_v1/uploads/imagenes/2019/02/12/_mg0565_148514f5.jpg

 

La mina Mi Viña, en Estercuel, en proceso de restauración Aragonea

 

El cierre de las últimas minas de carbón en la provincia de Teruel cayó como un jarro de agua fría en las comarcas de tradición minera. Sin embargo, en Estercuel, las perspectivas de futuro para la mina Mi Viña, que cerró el pasado mes de diciembre,no son del todo negras, sino más bien verdes, y no precisamente en el mal sentido de la palabra. Si todo sale según los planes de la Compañía General Minera y de Aragonea, su asesoría medioambiental, de aquí a unos años los vecinos estarán recolectando trufa blanca y cultivando olivos y lavanda.

Y es que ahora que la labor extractiva ha terminado, diez personas siguen trabajando para devolver los terrenos al pueblo dentro de tres años en su estado “más natural posible” y, además, con el potencial de convertirse en un revulsivo económico para la zona.

Rafael Bernal, ingeniero medioambiental de Aragonea y encargado de la ejecución, habla con entusiasmo del proyecto. “Lo que se ha hecho en las otras minas de Teruel a la hora de restaurar es plantar pino solo porque agarra muy bien y es más barato. Nosotros estamos utilizando la encina, que es la vegetación potencial, la que habría estado en este entorno si no hubiese intervenido el hombre”, cuenta. Al mismo tiempo, Bernal explica que es mucho más complicado que la encina agarre en el terreno y que por eso en la mina de Estercuel la están plantando micorrizada con trufa blanca: “Se la ponemos en la raíz y generamos una especie de simbiosis porque si muere el árbol muere el hongo, así que para evitarlo el hongo se encarga de absorber nutrientes y dárselos a la raíz, lo que mejora la germinación”.

Cotos para la trufa y lavanda para cosméticos

Pero la apuesta no es solo medioambiental. La introducción de la trufa blanca en la zona también se ve como una apuesta de futuro. En Aragón la trufa blanca es rara porque no es tan propensa al cultivo como la negra, sino más natural. De forma que de aquí a quince años la trufa, además de haber ayudado a la germinación de la encina, se quedará en los montes de Estercuel como un recurso natural para cuya recolección el pueblo podría plantear cotos, igual que se ha hecho para las setas en muchas otras zonas de Aragón.

En el proyecto de restauración de Mi Viña, la encina servirá para repoblar las zonas taluzadas de la mina mientras que las abancaladas se están preparando para el cultivo del olivo y del lavandín, una subespecie de la lavanda muy demandada por el sector cosmético.

“Antes de que se construyese la mina este pueblo tenía una relieve muy abrupto y los vecinos se dedicaban a la ganadería y la agricultura de autosuficiencia con muchos bancales aterrazados. Luego se abrió la mina y sí, había trabajo para todos, pero ahora que se cierra lo que se intenta es dejar taludes lo más naturalizados posibles con la encina mientras que los bancales se plantean como un nuevo e importante recurso para el pueblo, dejando zonas muy llanas y grandes extensiones en las que se puedan plantar estas especies”.

Una vez restaurada por completo la mina, de aquí a tres años, los terrenos revertirán al pueblo. Según ha informado el alcalde, Joaquín Lahoz, La Compañía General Minera ya se ha interesado por el posible alquiler de parte de ellos durante unos años como una vía para rentabilizar toda esta inversión. Desde Aragonea, Rafael Bernal explica que mientras un pino cuesta 1 euro (los plantados en otras restauraciones de minas de la zona), una encina micorrizada cuesta 6. Por otro lado, el alcalde cuenta que pese a los temores iniciales el paro no se ha incrementado en la zona tras el cierre de la mina en diciembre, pues de la quincena de vecinos que trabajaban en ella la mitad sigue trabajando en su restauración y la otra mitad se ha recolocado o trasladado a vivir a la ciudad.

Los avances

A día de hoy ya se ha hecho una prueba con 50 encinas micorrizadas con trufa blanca y el 80% han germinado bien, por lo que el año que viene se empezará a plantar en todos los taludes. Mientras tanto, se está abonando el suelo con estiércol que compran a granjas del entorno y plantando cereales de especies nitrófilas que van preparando y oxigenando el terreno para los cultivos que vendrán después.

Pero este plan no afecta a la totalidad de la mina. Una pequeña parte, la que pertenecía al término municipal de Cañizar del Olivar ya se ha clausurado con otro plan de restauración más sencillo porque el pueblo pidió dejarla como una amplia zona llana de bancal en la que instalar granjas avícolas.

La otra mina a cielo abierto que había en Estercuel, Corta Gargallo Oeste, pertenecía a Endesa y ya cerró en el año 2012. Su restauración terminó hace tres años y según anunció hace un mes el alcalde, ahora podría convertirse en una de las galerías de tiro más grandes de España gracias al interés de una empresa privada.

El movimiento de tierras y la cimentación de las naves marcan los primeros compases del proyecto, de 41 millones. 

La máquinas extraen carbón en la mina de Samca en Ariño. Antonio garcía./Bykofoto

Samca ha comenzado ya a construir su planta de fertilizantes en Ariño. Se trata del primer gran proyecto que  se ejecutará en las cuencas mineras tras anunciarse el cierre de la central térmica de Andorra.

Fuentes de la empresa confirmaron este martes que se ha iniciado movimiento de tierras y la cimentación de las naves. La intención es que la producción arranque a principios de 2020, aunque no se descarta que pudiera estar operativa a finales de este año.

El proyecto prevé una inversión inicial de 41 millones de euros y la creación de hasta 85 puestos de trabajo. También generará, según las estimaciones de la compañía, alrededor de 40 indirectos. Supondrá, según las citadas fuentes, “la continuidad de la mayoría del personal de los dos grupos mineros de extracción de carbón a cielo abierto que Samca posee en la provincia de Teruel”.

Del carbón a los fertilizantes, la macro apuesta del grupo Samca para mantener los puestos de trabajo

De acuerdo con el grupo, la planta, que se presenta como una alternativa empresarial al impacto negativo que la normativa europea está produciendo en las comarcas mineras, “favorecerá el crecimiento de la renta y el empleo” y contribuirá “al desarrollo económico y social” del municipio de Ariño y de otras localidades próximas.

Comprende, según detalla la declaración de Inversión de Interés Autonómico aprobada recientemente por el Gobierno de Aragón, el aprovechamiento del lignito y la leonardita que se extraiga y su comercialización directa, así como la valorización de recursos ganaderos y agrícolas mediante la fabricación de compost y su utilización para crear fertilizantes organominerales.

En dicha fábrica se instalará un centro de investigación, desarrollo e innovación del lignito para usos alternativos al de la generación de electricidad que estará “en estrecha colaboración con el Departamento de I+D+i del grupo”. En él trabajarán ocho personas.

Un revulsivo para la localidad

Los plazos del proyecto han tenido que adelantarse ante el anuncio de Endesa. Comenzará, según explicó en las Cortes el director general de Samca, Rubén Orera, con solo seis empleos, pero generará 73 cuando esté plenamente operativa. El Ayuntamiento de Ariño, explicó el alcalde, Joaquín Noé, se ha esforzado para que la tramitación fuera “lo más rápida posible”. En su opinión, esta planta evitará que, a pesar del “duro golpe” que ha supuesto el fin de la minería, no haya “despidos traumáticos”.

El director general de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner, reiteró ayer a la consejera de Economía, Marta Gastón, que la central térmica de Andorra cerrará el 30 de junio de 2020. Montaner pidió “no generar falsas expectativas” y cerró la puerta a prolongar la vida de la planta a cambio de reducir su producción anual a 1.500 horas, una opción “inviable” por sus costes y falta de rentabilidad. “No hay posibilidad normativa de ir más allá. Es la fecha con la que tenemos que trabajar todos“, aseguró al término de la reunión, de unas dos horas de duración, a la que no pudieron acceder los periodistas.

También descartó la puesta en marcha de una planta de biomasa o de energía termosolar como proponían los sindicatos de la térmica. “Ven que sería inviable sin ayudas adicionales”, señaló Gastón. Gobierno de Aragón y Endesa evidenciaron sus discrepancias acerca de la adjudicación de los mil megavatios de energía fotovoltaica que sustituirán la potencia térmica de la central una vez sea desmantelada. La eléctricareivindica una concesión directa y la DGA, que ya presentó alegaciones al respecto, insiste en que su postura es firme y en que el Ministerio para la Transición Ecológica abra el proceso a otras empresas interesadas.

Esta decisión determinará, en buena medida, el futuro de los trabajadores de las contratas. Endesa recalcó al Gobierno de Aragón que los cursos de formación contemplados en el plan de acompañamiento presentado ante el Ministerio irán encaminados a su actividad posterior. Es decir, a las tareas de desmantelamiento de la central y a la operación de las plantas fotovoltaicas. Estas operaciones requerirán de perfiles “muy especializados”, por lo que los actuales trabajadores solo podrán acceder a parte de los hasta 200 puestos que se crearán.

La eléctrica, afirmó Montaner, que asistió a la reunión junto al director de Relaciones Institucionales de Endesa, José Casas, y a la directora general de Sostenibilidad, María Malaxechevarria, trabaja para definir “los perfiles y la formación necesaria” para que los empleados puedan optar a estos puestos una vez que se liciten los trabajos. La intención es que los cursos comiencen a impartirse en Andorra antes de acabar el año,aunque quedan aspectos por concretar con el Ayuntamiento de la localidad y el Ejecutivo regional.

Cesiones y colaboraciones

La empresa reiteró que sigue abierta a “colaboraciones” en materia de formación, así como su voluntad de ceder infraestructuras anexas a la central a partir de junio de 2020. Esto incluye el ramal ferroviario y la pista minera. También se trataría de alcanzar un acuerdo con los regantes del Guadalope, que temen que el coste del agua se triplique tras la marcha de Endesa al perder el millón y medio de euros que aporta cada año para gastos de la cuenca. “Se están analizando todas las iniciativas planteadas”, resaltó Montaner.

El Gobierno de Aragón, no obstante, exigía un mayor compromiso a Endesa para impulsar nuevos ciclos formativos y un ‘hub’ de innovación y energía con sede permanente en Andorra. Aunque la puerta, según Gastón, queda abierta, la prioridad de la eléctrica será acometer aquella formación no reglada que está dirigida a su propia actividad futura. Endesa se comprometió a seguir manteniendo reuniones con las partes implicadas. La DGA, por su parte, retomará su agenda el martes con un encuentro en Madrid centrado en el convenio de transición justa de Andorra.

Gastón exige medidas a Europa para frenar la compra de energía sucia a Marruecos

La consejera de Economía, Marta Gastón, instó ayer a la Unión Europea a aprobar nuevos “requisitos” para garantizar que España no compra energía contaminante a Marruecos. En su opinión, se necesita “una armonización” entre lo que está solicitando Europa y las operaciones que se pueden realizar.

Se refirió así a la polémica provocada por la compra masiva de energía contaminante a Marruecos, no sujeta al sistema europeo de derechos de emisiones y por tanto más barata, en pleno cierre de las centrales térmicas españolas. Gastón criticó que haya productores que deslocalicen su plantas en países donde hay “mucha más relajación en condiciones y obligaciones de inversión” ante la normativa y las restricciones europeas. Aunque la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, envió a mediados de febrero una carta al comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete, España continúa importando energía ‘sucia’ desde febrero y no hay visos de que vaya a dejar de hacerlo a corto plazo.

La titular de Economía, que trató este tema en su reunión con Endesa, recalcó que estas fuentes son “mucho más contaminantes” que las plantas que se cerrarán en España. Pese a reconocer que “cuando el país importa es difícil saber a quién está comprando” al hacerlo por lotes, Gastón pidió igualdad de condiciones y aseguró que esta situación “constata que, si con las centrales térmicas españolas en funcionamiento ya se importaba electricidad, en el momento en que se cambien todos sus megavatios por energía renovable se va a tener que comprar más”. “La garantía de suministro sigue siendo uno de los argumentos que defendemos de cara al ‘no cierre’ de la central”, añadió.

Ricardo Pérez, responsable de Relaciones Externas de la empresa y profesor asociado de la Facultad de Económicas de la misma universidad, colaboró en la presentación de los prestigiosos ponentes que participaron en el acto.

María Mendiluce, Managing Director del World Business Council For Sustainable Development, fue quien abrió la jornada ahondando en las tendencias actuales en torno a la sostenibilidad.

José Luis Blasco, Global Sustainability Director de Acciona, habló de la “confianza” como la cualidad definitoria para cualquier compañía.

Por su parte, Rodney Irwin, Managing director del World Business Council for Sustainable Development, reflexionó sobre el impacto positivo a largo plazo que las empresas generan en su entorno.

La jornada se completó con una mesa redonda en torno al precio que las empresas deben pagar ya hoy, y pagarán en el futuro, por no ser sostenibles.

La cita, celebrada en el Edificio Amigos del campus universitario, se enmarca dentro del “Social Innovation Summit. Mazingira”, actividad organizada por los propios estudiantes, en la que empresas y alumnos pueden conocerse y debatir sobre las tendencias más relevantes en este campo.